...

...
Pincha en la imagen para acceder a la revista.

1 de enero de 2015

Un cestillo para el pan


Pincha en la imagen para comprar
     







Mi madre en un pequeño
cesto de mimbre sirve el pan,
tras haberlo llenado
de finas rebanadas.

       Durante la comida se habló
       del hambre en el mundo.
       Se dijo que había muchos niños
       que no comían ni siquiera
       un mendrugo de pan.

       Cogí sin que me vieran el cestito
       y marché calle abajo.

       Me rodearon enseguida
       cientos de niños hambrientos
       levantando los brazos y gritando:
       ¡A mí! ¡A mí!
       Y estuve repartiendo pan
       hasta que anocheció.

       Volví a colocar sin que me vieran
       en su sitio el cestito, y entonces
       me llamó mi mamá.

       - ¡Jesús!
       Lávate bien las manos
       que está lista la cena.




De "Cinco libros hallados en el desván" Sial-2012

...