...

...
Pincha en la imagen para acceder a la revista.

2 de enero de 2015

Fragmento final

       Yo, la voz narradora de esta historia, y tú lector que has llegado hasta aquí, y el hombre singular que campa por estas páginas, tan distinto de sí mismo como uno puede serlo de uno mismo, y nosotros - Elías, Adrián, Onésimo, los que más, etc. -, y vosotros los que no habéis abierto las páginas de este libro todavía, y sobre todos ellos, los días y las fatigas y las pequeños ripios de felicidad que nunca vendrán a vosotros porque se quedaron en la inmensidad de lo olvidado para siempre, estamos aquí, frente al mar, en Finisterre,
más allá del faro del fin de la tierra, allí en donde el acantilado de piedra se llena de pequeñas ofrendas del caminante, de los caminantes, de esos centenares, quizás millares, de pequeños objetos que nos hablan de esos pequeños seres humanos que llegaron aquí, desde tan lejos, aquí donde todo acaba.
       Es verdad lo que decían los clásicos, poco importa que este cabo no sea realmente el más occidental de Europa; es verdad, aquí se acaba realmente La Tierra. A poco que tus viejos ojos cansados te dejen ver podrás descubrir que las aguas del mar caen, caen en un salto libre del que no se conoce término, caen hacia lo que algunos llaman el otro lado, caen hacia donde nadie ha ido, caen hacia donde nadie puede ir sin dejar de ser lo que es, esta fragilidad de la memoria en medio de la desmemoria, hacia el no ser, hacia la inconsciencia.
       Así todas las personas verbales de todos los verbos, pendientes de un hilo, en los albores del fin de la tierra.

.......... oooooooooo ..........


Nota Informativa:
       El texto que acabas de leer es la última página de la nueva novela del autor que firma esta entrada, que se extiende hasta cerca de las trescientas, pendiente de entrar en imprenta, y con título


Memorias de 
VALFINDELAT
Tomo I: Los mares de tiempo



En su momento se dará noticia de su entrada en librerías.





...