...

...
Pincha en la imagen para acceder a la revista.

16 de enero de 2015

La marca


       Hoy había sido un día de fiesta en la ciudad. Juan Ocaña, antiguo inquisidor general, se había casado con la hija del marqués de Muñatones. A pesar de haber colgado los hábitos, mucho quedaba de la arrogancia que le acompañó durante su etapa de inquisidor, en la que miles de jóvenes murieron, clamando venganza, desde el mar de fuego que consumía sus cuerpos.
       Por la noche Juan, con los ojos velados de placer, contemplaba como su joven esposa, casi una adolescente, se desnudaba lentamente. Con horror descubrió, en uno de sus pechos, una marca que reconoció inmediatamente y que la señalaba como la favorita del diablo.

       Juan recordó las palabras del oficiante: “Hasta que la muerte os separe.”


...