...

...
Pincha en la imagen para acceder a la revista.

6 de enero de 2015

No fallan las personas, falla el sistema


Extraída de Google
       Me cuenta un amigo que es falso lo que algunos piensan, eso de que los políticos son lagartos disfrazados de hombres o mujeres, depositados en nuestro planeta por una nave procedente de Marte. No, al parecer todos han salido del seno de nuestra sociedad y son seres humanos con todos los atributos que les definen. Que entre ellos hay unos pocos santos, tan escasos como cobardicas o excesivamente prudentes, y una amplia mayoría de personas corrientes, y ya sabemos, o deberíamos saber, como "respiran" los humanos corazones. Puede que rebuscando mucho encontrásemos algún perverso canalla, pero casi lo duda.
       Así que  mi conocido sostiene que lo que falla en este país es el sistema, ese que permite y facilita que personas corrientes que acceden a su cúspide de gobierno se endiosen, se corrompan, se hagan insensibles al sufrimiento de sus semejantes.
        Según él, las personas no tienen mucha culpa en ser como son y resulta casi imposible lograr su cambio, pero el conjunto de todas ellas, o por lo menos la colaboración de sus espíritus más preclaros y virtuosos, debería esforzarse en diseñar los mecanismos necesarios que eviten esos excesos de los gobernantes presentes, pasados y futuros, que pueden acabar llevando al naufragio de nuestra nación. Todo, al imprescindible objeto de evitar el sufrimiento de los más desfavorecidos, pero además para la supervivencia a largo plazo de los más poderosos. ¡Ojo al parche, estos! también a vosotros os interesa, y mucho, un gobierno decente si no queréis que ese monstruo termine por devoraros igualmente a vosotros.
       Es la opinión de mi amigo, que está un poco loco.


...