...

...
Pincha en la imagen para acceder a la revista.

11 de enero de 2015

Visión


       Cada noche encendía una vela en su interior, tratando de ver con claridad lo que aparecía difuminado. Quería convertir en palabras la niebla que cegaba su mirada, hacer de ella algo más que un fantasma perdido entre sus sombras. Sólo, atado a la cárcel de su cuerpo, añoraba la biblioteca de su infancia, los libros heredados de su padre, su juventud leyendo y absorbiendo historias narradas por otros.
       Recordaba la época en que empezó a escribir, los años en que no necesitaba dictar. En la tristeza que le embargaba, añoraba el tiempo en que podía dibujar las letras con su mano. El tiempo en que era capaz de contar por si mismo, en unas líneas, todo lo que veía.
          Y, sin embargo, cuando escribió El Aleph, comprendió el Universo sin mirar.



...