-------------------- Pincha en la imagen para más detalles ----------------------

11 de marzo de 2015

Lienzos del pasados


y 7


       Esto mismo hizo Esperanza el día en que su madre fue recibida como cocinera en casa de Don Agapito. El abuelo Marcelo la recomendó. Estuvo unos días a prueba como externa y tras ellos pasó al internado. Esperanza se sentó en una de las sillas que había en el cuarto y estuvo todo el día inmóvil. 
       — Esperaba que mamá volviera y la llevara a casa. 
       Adela vino a verla a las cuatro de la tarde y le trajo un poco de pan, le dio un beso, y le dijo:
       — No te preocupes, que todo irá mejor. Sal a jugar al patio. 
       Ella vio la cama de matrimonio en madera castellana con colchón de lana, el armario, la mesa y las paredes desconchadas; y fuera, el pozo con su brocal y su cigoñal, el suelo empedrado, las gallinas picoteando los desperdicios del almuerzo, el portón enorme de entrada a las caballerizas. Olió el tufo a estiércol y a paja. Le impresionó sobremanera aquel animal enfurecido que nada más verla en el quicio de la puerta empezó a bramar y a echar espuma por la boca, y aquella gruesa cadena que lo retenía; mas no se inmutó porque supo desde el primer momento que el pastor alemán no quería hacerle daño alguno, que lo único que trataba de comunicarle era que se fuera. 
       — Tú no pintas nada en esta casona de hacendados, estorbas, no persistas en quedarte que te puede pasar lo que a mí, que te aten a una cadena para siempre y te siembren la desconfianza y la rabia en el alma, esta acidez que me mata - ladró el perro. 
       Tuvo pena de su ira contenida y se le acercó. Le acarició las orejas, el lomo, la cola. Le sonrió. Él le lamió las manos y la quiso como a una novia.


EnR-TV

Pincha en "Lista de reproducción" para elegir tu vídeo preferido. Tienes 52 vídeos a tu disposición. De momento.

...