-------------------- Pincha en la imagen para más detalles ----------------------

3 de abril de 2015

Al Viveiro de mis abuelos paternos

Extraída de Google
Si yo fuese diestra en el don de la
                                              [poesía
escribiría galanes versos
para plasmar la hermosura
de ese Viveiro que añoraron
toda una vida desde mi rincón de
                                         [América
cuando debieron abandonarlo
escapándole a la vergüenza
de la miseria de unas guerras
que jamás comprendieron ni
                                       [perdonaron
Ustedes, Abuelos, a su ascendencia,
que es también la mía:
hoy lo siento más que nunca.

Toda la fina hidalguía
de esa Galicia de la que fueron dignos hijos,
la que cantaba y vibraba en tu dulce voz, Maruja,
hija de los montes y de las rías que desnudan los secretos
que hallaban refugio en el pecho de Jesús, 
quien te amó a primera vista,
siendo un apuesto habanero, varón de mundo,
que se rindió con hombría ante el fulgor de tu verdura,
de tus curvas hispanas y de tus ojos color esmeralda,
con su historia de huida de una absurda guerra en el extranjero,
la he visto por fin reflejada es esas gruesas arenas
y en las mansas rías que menguan con la marea
en cada atardecer bajo las estrellas, 
cómplices de tu singular belleza.


En el Cementerio de Altamira
me encontré con lo que queda de mi ancestros en Viveiro:
Don Juan Latorre Capón,
músico destacado del pueblo y, hoy, olvidada leyenda,
a quien aún recuerda algún viejo 
que entabla amable conversación
con su bisnieta argentina
para conducirla hasta su tumba en primera fila
sobre el monte, sin el blanqueado de las de su alrededor.


El padre que abandonó a su familia
para unirse a la cocinera Emilia
y ser fuente de tu vergüenza, Abuela, 
y el motivo de tu pueblerino pudor,
yace allí junto a tu hermana Paz, que fue a morir asistida
por las Madres Concepcionistas,
siendo la única que regresó al terruño a entregar sus días
sobre el suelo que a todos les dio la vida.


Si yo fuese poeta diestra, Maruja,
hoy te diría con más justicia cuánto te quiero,
cuán orgullosa estoy de ser tu nieta argentina,
cuánto te agradezco por haber dejado todo aquello,
por haberte hecho a la mar, huérfana de toda riqueza,
y darles así un porvenir de solvencia y dignidad a tus tres hijos,
habiendo perdido a tu primogénito en el camino
en las garras de una cruel enfermedad,
una herida que llevaste como mejor supiste,
aferrada a la Virgen de los Dolores, imagen negra,
que te acompañó a la luz de la felicidad 
y bajo el yugo oscuro del trabajo cotidiano
al quedarte sola, sin tu Landro, sin tu esposo,
sin tus callejas y tus amadas playas de la infancia,
sin tus misas en Santa María, sin procesión, 
sin tu ventana de cara a tus rías,
sin tus Castelos, sin tu Monte San Roque
y sin el sabor en tus labios de la sal del Cantábrico.


Allí te encontramos radiantes y extasiados ante tanta belleza
tus frutos argentinos, que cruzamos de nuevo el océano
en busca del color de tus ojos,
del timbre singular de tu voz que cantaba a todos los Santos
que con sencilla devoción venerabas.
Todo nos lo trajimos en tres piedrecitas
de la cima del Monte San Roque,
donde descansas tú, que eres polvo,
junto a las cenizas del hombre
que me brindó la honradez 
y el honor de mi apellido, Paz,
la mejor herencia que me han sabido legar,
y que vive en el presente momento
en el que escribo estos torpes versos sin el don de la poesía
pero con toda la intensidad del amor que me dio la vida;
una vida que no cesa de buscar algún sentido trascendental
que la haga seguir dando fruto a través de la adorada palabra,
de la mirada profunda sobre el misterio de la existencia
y de la humana hondura de las raíces que moldean su identidad.


Allí en Viveiro, Abuelos, ha quedado un pedazo de mi alma,
en la cima de sus montes, en el río que discurre a través de
                                                                                 [ bosques densos
y azuladas praderías perfumaditas de pino
y altaneros eucaliptos bajo el brillo de la luna.
Tú, Maruja, nos contabas entre lágrimas 
tus recuerdos de ese medieval pueblo
y de cómo ese hombre apuesto, a quien sólo amé a través
de las historias de mi padre, quien lo lloró amargamente
porque se lo llevó la muerte a deshora
sin que sus nietos pudieran conocerlo y amarlo como merecía,
un gallego decente y trabajador 
quien jamás volvió a reclamar su riqueza
y vivió en la Argentina una digna pobreza 
que hacía brillar tu limpieza.


Yo no heredé el don 
de la cadencia musical del músico Don Juan,
ni tampoco el mérito de la poesía de Pastor Díaz:
sólo logro escribir pobres versos a ese Viveiro que quiero
como parte orgullosa del árbol de mi familia.




EnR-TV

Pincha en "Lista de reproducción" para elegir tu vídeo preferido. Tienes 52 vídeos a tu disposición. De momento.

...