-------------------- Pincha en la imagen para más detalles ----------------------

2 de abril de 2015

La partida

Extraída de Google
Al cumplir siete años
me regaló mi abuelo
un juego de ajedrez
y me enseñó a jugar.
Después de algunos meses me di cuenta
que podía vencerle.
Me dispuse a mover mi caballo de dama
y a darle jaque mate.

Entonces le miré.
Se mantenía totalmente lúcido
pero ya era blanco su cabello
le faltaba un oído
y le hacía sufrir su "dichoso" reuma
que casi le impedía jugar a la petanca.

Avancé un peón
y dejé a mi reina al descubierto.
Le brilló de alegría la mirada
y a mí se me cubrieron de lágrimas los ojos.
Jamás hubiera sospechado
lo dulce que resulta perder una partida.




de "Poemas a la luz de una vela", Morandi, 2000
EnR-TV

Pincha en "Lista de reproducción" para elegir tu vídeo preferido. Tienes 52 vídeos a tu disposición. De momento.

...