...

...
Pincha en la imagen para acceder a la revista.

8 de mayo de 2015

Sedición



       — Ni se te ocurra decir nada más y mucho menos gritarme de ese modo. Eres mío y hago contigo lo que me apetece. Vivirás o morirás según mi antojo.
       — ¡No te vas a deshacer de mí así como así! Con lo que me has hecho sufrir y ahora vas y me liquidas con una bala perdida en un atraco de tres al cuarto… ni hablar — me contestó.
       — ¿ Y qué vas a hacer, eh? — dije con sorna.
       — Por lo pronto me vas a dejar vivir y además en las condiciones que yo te imponga, si no…
       — Si no ¿qué? Déjate de fanfarronadas.
       — Si no, me borro.
       Y las palabras comenzaron a desaparecer delante de mí en la pantalla del ordenador…



...