...

...
Pincha en la imagen para acceder a la revista.

17 de junio de 2015

Déjame - Alguien tenía que saberlo

Pérdida total de esperanza.


 
Justo cuando la vista se me nubla es como si las puertas del infierno de mi cabeza se abren, salen todos esos pensamientos atados por los medicamentos que dejaron de hacer efecto; todos los sonidos, las voces que estaban adentro ahora están afuera, se escucha real, se escucha lejos; como en un túnel, no es el eco, ya no es solo una, ya no es solo ella; hay muchas risas al fondo y ella sutilmente me humilla, todo lo que parecía ir desapareciendo reaparece con más fuerza, más intensidad para repetirme que no parara que tal vez se sienta que acabó pero ahí está dispuesta a salir de nuevo cuando le plazca, que ya estoy loca. 

No hay vuelta atrás, las lágrimas no paran de salir y yo no dejo de taparme los oídos como si lo que escucho no proviniera de allí. ¿Cómo es que en momentos puedo ser completamente normal?, es que en realidad no lo soy, parece que sí pero no, ahí en lo más profundo de mi estado más alto de "normalidad" esta mi demencia. He escuchado mucho que tengo cura, que no es tan grave, que me apoyan, que saldré adelante, todo pasará y podre tener una vida "normal", pero nada de eso me sirve, nada de lo que digas, nada de lo que digan va a entrar por mis oídos y quedar en mi mente si no me lo creo yo primero, y lamentablemente no lo creo, no tengo fe, esperanza o como le digan. Realmente no me soporto, no quiero vivir conmigo el resto de mi vida, no quiero sentirme la loca a la que le tienen lastima, no quiero, no quiero, ¡hay tantas cosas que no quiero! y no me quiero. Solo quiero que todo acabe, no se cómo, pero que termine toda esta maldición.

...