...

...
Pincha en la imagen para acceder a la revista.

3 de septiembre de 2015

Cuatro sillas y una pistola

Extraída de Google



Voy a leeros un poema
algo inusual, corriendo el riesgo
de que neguéis
su esencia poética,
¡Qué le vamos a hacer!


Quiero ser LA JUSTICIA,
con mayúsculas,
cumplir todos sus pasos.
Para ello me he comprado
cuatro sillas y una pistola.


Sentaré en una silla al acusado,
claro está, de mentirijillas,
de manera virtual
como se dice ahora.
Colocaré al fiscal
en la segunda silla,
al abogado defensor
en la tercera
y al señor juez le sentaré en la cuarta.


Si el veredicto es inocente
o la cárcel, me doy por satisfecho
pero si la condena es a muerte
tendré que realizar también
este último paso del proceso.
Y aquí comienzan mis temores
me doy miedo a mí mismo.

Porque si debo ejecutarlo
claro está, de mentirijillas,
de manera virtual
como se dice ahora,
¿para qué me compré una pistola?



... de Mis personajes se pasean por La Red
Tomo II, Colección de Poesía Claves Líricas, 2012






...