-------------------- Pincha en la imagen para más detalles ----------------------

7 de enero de 2016

Carta al Niño Dios

Madrid, 22 de diciembre de 2015

¿Te acuerdas cuando Tú y yo éramos niños? Yo te pedía muchos juguetes, y tú, por manos de mis padres, me dabas aquello que yo no deseaba, a veces lloré de coraje y pensé cosas malas de ti, cada año para estas fechas nos sentábamos los hermanos a escribirte, nunca dudamos de tus posibilidades, sin embargo los días 25 sufríamos grandes desilusiones, algunas veces se te ocurría enviarnos ropa, libros, cosas así. Mis padres decían: ¡Mira que bueno!, era lo que necesitabas, y yo enjugando una lágrima no entendía, que el Niño Dios, me enviara esas cosas, pero también nos enviaba frío, y lo sentía en mi pequeño cuerpo, en mis zapatos rotos, por donde se colaba la nieve y humedecía mis pies, también en mi nariz, siempre llena de mocos y en la tos que muchas noches dormía mal. En verano nos enviabas calor y nosotros sudábamos y no había para helados que acarician la garganta. Es cierto también había nubes, luna, pájaros y las plantas con flores que mamá regaba hablando con cada una de ellas. Mis vecinos, sacaban los juguetes de moda, y yo, los miraba con envidia y me preguntaba: ¿Porqué ellos si, y yo no? Y después de días, sacaba mi trenecito, aquel mi hermano me había fabricado, lo componían tres latas de sardinas vacías y un cordel, mi hermanita jugaba con su muñeca de trapo, que años atrás había perdido un bracito. Y los chicos del barrio, nos contemplaban. No te entendía, y por eso te dejé de escribir. Años después… Recuerdo que un día, senté a mi nieta en mis piernas, eran las mismas fechas, ella escribiría una carta al Niño Dios, un folio policromado escrito en un lenguaje que solo ella y Tú entendían, aún recuerdo su voz cuando me dijo: Hora te toca escribir la tuya, tomamos papel y fue cuando tu madre llegó por ti, no te querías ir, hasta que yo escribiera mi carta, pero me dejaste solo con muchos folios en blanco, entonces escribí aquello que aún guardo, escondida entre papeles, en el cajón que siempre cierro con llave, puedo recitarla: Niño Dios: Hace años que Tú y yo no nos vemos, creo que desde que éramos niños, entonces te pedía muchas cosas y tu me llenabas de regalos que no entendía, ahora, tengo una lista que empieza así: Deseo darte gracias por todo lo que me haz dado, en mi ya larga vida: De niño siempre me regalaste, sueños e ilusiones, también el verbo desear primero lloraba queriendo lo que otros tenían. Aunque no los tuve en mis manos, jugaba horas enteros con ellos ya que me diste la satisfacción de la imaginación. Me regalaste inviernos que enfermaban a los niños, un frío que se colaba por cualquier parte, que hermoso fueron los día en que aparte de lanzar bolas de nieve, nos deslizábamos por las pendientes con un pedazo de saco colocado en el culo, las veces que nos descalzamos para sentir la nieve en los pies, y cuando la metíamos a la boca, que placer era llenarse el pelo de nieve. Y regresar a la casa y sentir el calor de la estufa que trataba de calentar la casa, meterse en las cobijas y sentir el calor de las mantas, sentir que hermoso don. Tenía las caricias y amor de mis padres y hermanos. Sin farolas en la calle, por las noches la luna nos permitía jugar, contemplar las estrellas que caían y que nuestros padres decían que venían de otros mundos. Jugar al escondite, escuchar cuentos de espantos, hasta sentir miedo, era hermoso, luego nos íbamos a la cama para continuar con nuestros sueños. Los días de calor que nos permitían andar descalzos, mojarnos, en las fuentes, desnudos, sin vergüenzas ni recatos. Hermosa es la inocencia. Los pájaros que alegraban nuestros despertares, las flores de mamá que llenaban de colores y alegría nuestra casa. Tal vez lo más hermoso era cuando nos sentábamos a la mesa, con mis padres, la comida nunca fue suficiente, que placer es tener un poco de hambre. Gracias amiguito, que bueno que siempre permitiste que tuviera deseos de algo, por haberme permitido: soñar, sentir desilusiones, coraje, dolor, angustia, miedo, frío, hambre y al mismo tiempo saber y poder disfrutarlos.
EnR-TV

Pincha en "Lista de reproducción" para elegir tu vídeo preferido. Tienes 52 vídeos a tu disposición. De momento.

...