...

...
Pincha en la imagen para acceder a la revista.

10 de febrero de 2016

No era una niña

       Ella es una chica moderna, de ésta época, en la que la tecnología ha abandonado a la cultura dentro de un baúl del trastero. Se expresa con vocablos que muchas veces no entiendo, cuando escribe, si es que lo hace, imposible descifrar sus sintagmas, cuando maneja el diminuto teclado de su móvil, lo hace con los dos dedos pulgares a gran velocidad, utiliza un gran número de contracciones, que me son imposibles de comprender. Cuando por las mañanas totalmente desnudo, me paro frente a ella, me contempla sin deseos, las más de las veces me dice frases que me degradan, me ofende, me subo sobre ella y muestra su desgano con cifras aterradoras, cuando concluyo, me bajo de ella mal humorado, me visto de prisa cargando la amargura que me ha provocado, paso el día a la ofensiva, pensando que todos me agreden, como lo hace ella casi cualquier mañana. Ayer cansado de sus reproches la insulté diciéndole: 
       — No tengo la culpa de tu soltería, tampoco de tu falta de amigos, la soledad en que vives te ha aislado y amargado, te vengas conmigo, insultándole, diciéndome exactamente aquello que nadie desea escuchar, la histeria te ha transformado, búscate un amante o dos, que te diviertan y disfrutes con ellos o si te apetece, los insultes también y descargues sobre ellos tus frustraciones. 
       Pero hoy, desnudo frente a ti me contemplaste con coquetería, me sonreíste con un guiño picarón, recibiste mi cuerpo con dulzura, sonriendo, con la boca llena de deseos me dijiste, la frase más hermosa, me llenaste de felicidad, hiciste el milagro de llenarme de optimismo y bien estar, dándome ánimos para sentirme bien este día, ¿qué digo?, este mes y año. Tu sonrisa y palabras me convierten en un triunfador. Que fácil es hacer feliz a quien se ama. Gracias por haberme dicho esta mañana: 
       —¡Hola flaco! 
Extraída de Google


       Sí, mi bascula no es una niña, ya tiene sus añitos, la soledad ha logrado marcar su carácter, cada vez un poco más de amargura, sarcasmo, a menudo me trata con un tono irónico.








...