-------------------- Pincha en la imagen para más detalles ----------------------

2 de abril de 2016

Ya era demasiado tarde

Extraída de Google

       Palabras, sólo palabras. Esperanzas e ilusiones que se desesperan al contemplar un horizonte que lentamente se diluye en los brazos de un atardecer. Los versos, cargados de buenas intenciones, buscan el poema, su verdadero poema, pero no encuentran la manera de escapar de las garras crueles del silencio. Gritan! Necesitan alcanzar su propia voz, desean unir los espejos deformes de su existencia e irse, poco a poco, y vestirse de poema. Más las egoístas palabras no quieren lanzarse al abismo blanco, temen perder su fortaleza, les asustan la luz cegadora del horizonte. Éste, desesperado por tanto rencor absurdo, huye hacia un olvido lejano, una ausencia, un suspiro.
       Las enloquecidas sendas tratan de llegar, luchan contra temores ocultos, miles de antiguos fantasmas surgen de los rincones insospechados del tiempo, parajes mágicos por donde los hombres parecían dichosos con cuanto tenían, era feliz y convivía en armonía con sus semejantes. Sin embargo, las egoístas palabras, sembraron el odio entre los seres humanos y el horizonte desapareció, los caminos perdían el rumbo, los pasos, confusos, huían hacia ninguna parte.
       El hombre perdió la humanidad, apareció la nostalgia, comprendió su terrible error, reconoció la soberbia acumulada durante tanto tiempo en su cansado corazón. De pronto, lloró amargamente, contempló, avergonzado, como los poemas de su existencia le escupían su propio rencor.
       Ya era tarde, demasiado tarde, aquellos viejos poemas huían hacia un destino incierto, terriblemente caótico, las palabras habían perdido todo su sentido.




EnR-TV

Pincha en "Lista de reproducción" para elegir tu vídeo preferido. Tienes 52 vídeos a tu disposición. De momento.

...