...

...
Pincha en la imagen para acceder a la revista.

20 de mayo de 2016

Me siento morir lentamente

       Desde hace mucho tiempo, una verdadera eternidad, me siento morir lentamente. La cruel enfermedad no pudo vencerme, aunque me pegó un susto terrible y tuve miedo, pánico, pero qué podía hacer, me había tocado y no podía contradecir las normas estrictas del destino, no podía escapar de sus redes. Me había tocado a mí y tenía que aceptarlo no me quedaba otra. Aquella palabra maldita, cáncer, entró, de golpe, en mi vocabulario.
       Tampoco la soledad era la causante de aquella lenta agonía, cada vez, más inaguantable, en muchas ocasiones, muy dolorosa, amarga. Aquella compañera, tenía parte de culpa, aunque no era la única. Durante años nos habíamos soportado y habíamos aprendido a compartir las emociones de la vida. Yo aceptaba sus desplantes, ella soportaba mis miedos, no tenía en cuenta mis insultos continuos, las ofensas injustificadas que le arrojaba constantemente tratando de encontrar las razones de aquel vacío del alma.
       Yo era el culpable, el único culpable y la soledad, aquella compañera tan anegada aprendió, con el paso del tiempo, a sufrir mis manías. Al caer la tarde mi miraba fijamente a los ojos y se esforzaba en hacerme comprender todos los errores cometidos a lo largo de la jornada, mostrándome como debía afrontar los numerosos problemas que se iban amontonando. De mis alforjas, llenas de cosas absurdas, de pecados inconfesables, han ido desapareciendo las esperanzas de antaño y mis pasos se diluyen en el fango de la desdicha. Mis esquizofrenias hacen barbaridades que ella no soporta y, de repente, somos unos extraños que no se soportan ver y los espejos, al verme deambular por los rincones caóticos de mi mundo irreal, me arrojan imágenes desconocidas, inconexas.
       El amor es el verdadero causante de mi agonía, la muerte perpetua que persigue mis enloquecidos pasos que no dejan ninguna huella en el camino. Nunca vino a buscarme y mis sueños se fueron llenando de rostros amados, ausentes, que regresan, cada noche, a hacer el amor sobre un lecho de flores secas.



EnR-TV

Pincha en "Lista de reproducción" para elegir tu vídeo preferido. Tienes 52 vídeos a tu disposición. De momento.

...