...

...
Pincha en la imagen para acceder a la revista.

21 de junio de 2016

Amor


   (imagen extraida de Google)

En el silencio todo es verdadero. Hasta el dolor más inhumano. Cuando alguien ama, y ese amor se vuelve obsesión. Algo que pudo ser, y no fue, pero no fue, por qué, no porque el otro no quisiera, quería, y eso, duele aún más.
El amor no correspondido porque alguien no te quiera, seas su amiga, con afecto, con ternura, hasta con cariño. Duele, pero no mata. Y mira que esa frase que dice: “lo malo de morir de amor es que no te mueres”, es cierta. Tan cierta como que yo ya estaría muerta. Y sin embargo, si no te tengo, no tengo nada. Ni nada me importa, ni nadie. Todo se queda vacío. 
Esa niebla en mi interior, esa dejadez de nada, hasta de escribirte, de soñarte, de observarte. A veces maldigo el día en el que te conocí, ahora sería mucho más libre, y otras veces añoro los días que estuve a tu lado. Esos en los que reíamos, llorábamos, hablábamos, hasta nos tocábamos y nos mirábamos con mucho cariño y afecto. Algo más que cariño y afecto. Los besos eran abundantes al igual que las palabras.
Las miradas eran constantes. Nos buscábamos, si tú no estabas, yo no quería estar. Y si yo no estaba, tú te enfadabas. Fueron días bonitos, guardados en mi memoria, que querría que volvieran, pero no sé por qué, tú no quieres. ¿O sí?. Muchas veces pienso que sí. No hubo algo importante que lo dañara, ninguna traición. Nada, absolutamente nada malo. Ni nunca lo habría por mi parte. Yo sería incapaz de hacerte daño, me lo tendrías que hacer tú a mí. Aunque ya me lo estás haciendo. Y ni siquiera lo sabes. Es lo que tiene el silencio. Verdad.
Así que, para vivir así, prefiero morir, pero de verdad. Morir, o vivir sin amor. ¿Tendrá esto cura? Yo ya no sé si puedo salvarme. Ni si quiero.
EnR-TV

Pincha en "Lista de reproducción" para elegir tu vídeo preferido. Tienes 52 vídeos a tu disposición. De momento.

...