...

...
Pincha en la imagen para acceder a la revista.

11 de agosto de 2016

El puente


(imagen extraida de Google)

       Esto es lo que queda del puente que construimos entre tú y yo. Lo que queda de tu desesperanza, y de mi obsesión, de tus dudas, de mi pasión, de tu anhelo, de mi ansiedad, de tus demonios, de mis sombras. Todo parecía perfecto. Que nunca iba a terminar. Que era para siempre, como en los cuentos, felices para siempre. Pero resulta que la vida no es un cuento, y los sueños, sueños son.

       Sabe mi corazón que yo te amaba, sabe que deseaba verte, sabe que deseaba tocarte, mirarte, que eras lo más bello del mundo, lo único que me interesaba, lo que quería, más que a nadie. Que no quería dañarte, quería mimarte, quería amarte, y te amé, y creo que todavía te amo. Así de absurdo es el amor. Aunque parece que solo con el amor no te bastó, no te fue suficiente, todo eso en lo que yo creía, tan simple, tan perfecto, como una estrella, brillante. Veo que para ti, no. Tú no necesitas amar.
       Ese puente cimentado, sobre una base firme, con madera de roble, gorda, lijada, ese puente sencillo, tan hermoso para mí, como la bella cúpula de Brunelleschi; ahora, desarmado, resquebrajado, terminará hundiéndose en las aguas de ese lago, profundo, pudriéndose, deshaciéndose, hasta terminar en la nada. Como nuestro amor.






...