-------------------- Pincha en la imagen para más detalles ----------------------

19 de septiembre de 2016

Despojos humanos

... de Google
       Son seres desquiciados, enfermos, terriblemente enfermos. Se creen superiores y sólo son unos despojos humanos, incapaces de comprender su miseria existencial. No hace mucho tiempo eran unos seres normales, con esperanzas e ilusiones, sus pasos se dirigían hacia un horizonte prometedor en el que, poco a poco, se labrarían un futuro.
       Sin embargo, y sin saber los motivos, fueron cayendo en un abismo caótico, la realidad deja de tener sentido y se pierden por caminos enloquecidos llenos de recovecos asesinos, rencorosos, en los que todo se distorsionan y las cosas sencillas de la vida pierden todo su sentido. El tiempo huye a través espejos resquebrajados por el odio y la mentira más ruin, más despreciable.
       Estos seres, convertidos en estúpidos peleles de un destino cruel, ebrios de alcohol y drogas, se creen superiores a los demás, tratan de imponer su credo, enarbolan su odio e intransigencia, de sus emblemas y banderas chorrea sangre y mierda pestilente. Desean que esos sagrados estandartes ondeen en todas las naciones de la tierra e iluminen los senderos de la humanidad. Si no es así, ellos toman las medidas oportunas, aplican su cruel justicia, la muerte. Nadie puede escapar de sus inhumanas redes.
       Para estos despreciables individuos todo es júbilo, ultrajan a las mujeres y se burlan de las risas fingidas de unos niños que nunca tuvieron oportunidad de jugar, en vez de una pelota o una vulgar muñeca aprendieron a manejar un arma con las que les ordenaron matar a sus seres más queridos. Sus rostros están heridos por las lágrimas más lacerantes que se puedan soportar, sus oídos están a punto de estallar, no aguantan los gritos ensordecedores de las mujeres violadas ni los últimos suspiros de sus amiguitos con los que ya no podrán compartir ninguna aventura. Son huérfanos del amor, soñadores empedernidos de caricias.
       Mientras tanto, los despojos humanos huyen como auténticos cobardes hacia su paraíso sagrado acabando, tras su marcha, con la vida de miles de inocentes.
       Las ciudades se oscurecen. Por las calles penitentes, cubiertas de cadáveres de angelicales palomas, camina enloquecido el terror de un otoño incomprendido.








Primer Premio del X Concurso 
de Relatos Cortos 2016 
(Navas del Rey, Madrid)
EnR-TV

Pincha en "Lista de reproducción" para elegir tu vídeo preferido. Tienes 52 vídeos a tu disposición. De momento.

...