Siempre la vida... en la voz de su autor.

19 de octubre de 2016

Genealogía


... de Google. 


              Tras muchas noches sin frontera,
              mi abuelo materno compró la cuadra.
              Era cuando los niños extremeños iban
              descalzos y los veintisiete augurios
              del milenio clareaban un trayecto
              todavía sin nombre.


              Mi abuela pintó en su sonrisa
              la cadencia del paso de las yeguas,
              y junto al lecho de la embarazada
              sonrió. Murió en aquel instante
              la holgura del hambre… Y el sueño
              de la vida aireó la eternidad.


              Entonces los arcos se levantaron
              hasta más allá de la linde de una niña.
              Y esa carne, bajo la bóveda
              de la casa, se abrió: y eché a llorar.
              Había en la confluencia de febrero
              la luz de una docena de lámparas.


              Yo podría dilatar esta historia,
              pero mi fantasma no tiene
              aún
                     los ojos
                                   abiertos.



EnR-TV

Pincha en "Lista de reproducción" para elegir tu vídeo preferido. Tienes 52 vídeos a tu disposición. De momento.

...