-------------------- Pincha en la imagen para más detalles ----------------------

19 de octubre de 2016

Genealogía


... de Google. 


              Tras muchas noches sin frontera,
              mi abuelo materno compró la cuadra.
              Era cuando los niños extremeños iban
              descalzos y los veintisiete augurios
              del milenio clareaban un trayecto
              todavía sin nombre.


              Mi abuela pintó en su sonrisa
              la cadencia del paso de las yeguas,
              y junto al lecho de la embarazada
              sonrió. Murió en aquel instante
              la holgura del hambre… Y el sueño
              de la vida aireó la eternidad.


              Entonces los arcos se levantaron
              hasta más allá de la linde de una niña.
              Y esa carne, bajo la bóveda
              de la casa, se abrió: y eché a llorar.
              Había en la confluencia de febrero
              la luz de una docena de lámparas.


              Yo podría dilatar esta historia,
              pero mi fantasma no tiene
              aún
                     los ojos
                                   abiertos.



EnR-TV

Pincha en "Lista de reproducción" para elegir tu vídeo preferido. Tienes 52 vídeos a tu disposición. De momento.

...