Siempre la vida... en la voz de su autor.

8 de octubre de 2016

Recuerdos lejanos

Amanecer en Haleakala, Hawaii,
foto de Ángeles Carretero

       Todo surge cuando tiene que surgir, en el momento adecuado, ni antes ni después.
       Estoy sentada en una piedra observando mis queridos árboles, sintiendo el aire y ese olor a tierra mojada que tanto me gusta, cuando… sentí en mi interior ese cosquilleo…, el tiempo y el espacio se congelan y me vi envuelta en una espiral. Me gusta esa sensación maravillosa de ligereza…
       Mi conciencia me acompaña siempre, es la misma que ahora mismo, veía un jardín de luces que brillaban como la Dama de Noche. Oía la música de las esferas provocada por la vibración de las energías de las estrellas. Estaba absorta en la magia y belleza de mi visión, cuando sentí y oí la vibración de un canto profundo y sincero que había atravesado los confines de la tierra, y que provenía del corazón de un ser humano. Los colores rojos, amarillos… se fundían en el horizonte. Un nuevo amanecer saludaba a la Madre Tierra y a todos los seres, era el canto al nuevo día.
       Veía un valle, atravesado por un riachuelo, era un poblado de nativos norteamericanos, no estamos en la época actual.
       Este canto provenía de Pluma de Águila, Chamán de su poblado. Cantaba al nuevo día y daba las gracias a Wakan Tanka, el Gran Espíritu, por haber ayudado a su pueblo a llegar a ese lugar después de un gran éxodo, de sufrimiento y muertes. Exilio forzoso provocado por la ignorancia desmesurada de unos hombres blancos que creían poseer la verdad.
       Entré en su Tipi, me gusta la sencillez y lo cálido de su ambiente. Es maravilloso estar en contacto con el Espíritu de una persona cuyo amor incondicional es ayudar a sobrevivir unas costumbres y un legado que no deben morir.
       Pluma de Águila se dirigió a Sweet Lodge, para purificarse y poder entrar en contacto con el Gran Espíritu, Wakan Tanka. Tiene que sentir y percibir la forma más sencilla y eficaz de ayudar y elevar la estima de su pueblo, personas que se han vuelto vulnerables, que han sufrido el odio y la ignorancia en sus carnes así como las masacres tanto humanas como de la Madre Tierra.
       Pluma de Águila en su visión me dejó un mensaje: “el hombre debe recuperar su honor y su dignidad, debe recuperar el respeto por sí mismo y por la Naturaleza, debe aprender a respetar otras verdades y debe encontrar su Humanidad, si no lo hace los tiempos venideros serán muy difíciles. Todos los hombres somos hermanos y vivimos en la casa de la Madre Tierra, sin preferencias ni privilegios”.
       Volví a sentir el olor de la tierra mojada y, tuve la sensación de una vivencia y un recuerdo lejano muy querido a mi alma; oí las palabras que provenían de ese canto lejano de no olvidar las palabras de Wakan Tanka.




Las palabras de Wakan Tanka


       Wakan Tanka me habla
       A través de las páginas de un libro
       Que los hombres no han escrito.
       Ninguna palabra, ningún credo, ningún dogma:
       Lo que escribe no me liga a ningún clan,
       En las bandadas de pájaros que atraviesan el cielo,
       Vuelan hacia las lejanas regiones,
       En los árboles que hacen raíces
       Y lentamente se elevan siempre más altos,
       En las flores cuyos pétalos
       Exhalan un perfume embriagador,
       En cualquier animal
       Que persigue algún objetivo,
       En el Sol que nace con cada aurora
       Para anunciar un nuevo día,
       En la Luna que en el hueco de su mano
       Hace descender y subir las mareas,
       En Venus, Marte y Júpiter,
       En las estrellas que forman la tropa celeste,
       En todo lo que respira,
       Se mueve, se arrastra y vuela,
       Wakan Tanka me da de beber sus palabras.



(K. Meadows , Médicine de la Terre)



EnR-TV

Pincha en "Lista de reproducción" para elegir tu vídeo preferido. Tienes 52 vídeos a tu disposición. De momento.

...