...

...
Pincha en la imagen para acceder a la revista.

13 de octubre de 2016

Tomar consciencia del destino de la tierra

...de Google
       Los seres humanos nos olvidamos muy frecuentemente de que también somos Naturaleza, todos formamos parte ella, nacemos, vivimos y morimos en ella. Pero la hemos relegado a un plano secundario dando más poder e importancia a la tecnología, a las posesiones materiales…, nos sentimos identificados con “mi coche, mi casa, mi TV, mi móvil, mi ordenador…”, que a lo que realmente importa que es nuestra casa “La Madre Tierra”.
       Somos hijos de la Historia de la Naturaleza, debemos volver a aprender a escuchar las voces de nuestros antepasados, ellos han vivido y han luchado para que nosotros tengamos y vivamos en un mundo mejor; nos han dejado una historia como herencia para no repetirla jamás: holocaustos, guerras, odio, racismo, violación de los derechos humanos, pero, una vez más, no hemos querido escuchar sus consejos y mucho sufrimiento ha sido en vano y cuyo resultado en la actualidad es terrible.
       Algunas mentes perversas, tanto de hombres como de mujeres, se alimentan de odio, ira y destrucción, se creen todopoderosos porque tienen el poder gracias al terror y al miedo, manteniendo oprimidos bajo la esclavitud a muchos seres humanos.
       Ha habido grandes catástrofes humanas como la bomba de Hiroshima y Nagasaki en 1945, desastres radioactivos como el de Chernóbil 1986, Fukushima 2011… y algunos siguen haciéndose los protagonistas en un pulso de fuerza con pruebas nucleares… No sé cuál es el objetivo ya que si destruimos nuestro medio ambiente nos destruimos todos, nadie ni ellos mismos sobrevivirán.
       La Madre Tierra no sabe de fronteras con lo cual todas esas partículas radioactivas se han paseado una y mil veces a través del planeta impregnándolo todo, de ahí que hayan nuevas y raras enfermedades tanto físicas como psíquicas, además del cambio climático cada vez con mayores y graves consecuencias como grandes sequías, desbordamientos, lluvias, huracanes… No podemos seguir sin aceptar que “somos y formamos parte del planeta” y que depende de nosotros su cuidado y su protección.
       Hemos dejado de creer en nuestras capacidades, hemos dejado de tener confianza en nosotros mismos, hemos dejado de crear por nosotros mismos para crear a través de la tecnología, hemos dejado de ser creadores de nuestras vidas para ser consumidores de tecnología.
       El hecho de olvidar nuestro papel de seres humanos trae desequilibrio, tanto en el planeta como en nosotros mismos.
       Los elementos manifestados de la Creación como son: la tierra, el aire, el agua, el éter, el fuego, los árboles, las montañas, los volcanes… han servido para crear la Naturaleza y los seres vivos y todos juntos formamos nuestro “Planeta Tierra”. El problema al que estamos confrontados en estos momentos es el desequilibrio, estamos desequilibrando de forma muy grave al planeta y por consecuencia a nosotros mismos. La tierra está regada de sangre, el aire está lleno de gritos de dolor y desesperación de las almas que a través de sus rezos y súplicas piden clemencia y paz. El agua se está contaminando y muchas especies están desapareciendo; la deforestación es un gravísimo problema, los árboles son los pulmones del planeta y los estamos extirpando…
       Estamos repitiendo la misma historia que vivieron nuestros antepasados; ellos han muerto, han sufrido y han luchado para que esa historia no se repitiera, pero… estamos aniquilando a nuestros hermanos con guerras, masacres, hambres, violaciones de los derechos humanos bajo las etiquetas que más nos convienen en este momento: religión, poder, diamantes, ideologías, colores…, hay miles de etiquetas bajo las cuales se amparan unos cuantos, creando holocaustos, terror y desequilibrio a todos los niveles, con gravísimas consecuencias para todos los seres humanos del planeta.
       La Humanidad entera está aquí para aprender y rectificar de sus errores, todos estamos de paso, nuestra existencia es efímera, es mejor que la Historia hable de nosotros por ser creadores de vida, de paz, de alegría y de bienestar que por ser aniquiladores, dictadores, violadores de los Derechos Humanos, artífices de masacres… en la actualidad ya se sabe lo que la Humanidad piensa de esos monstruos.
       ¿Hacia dónde se dirige la Madre Tierra?
       Nuestra casa “el Planeta Tierra” tiene por misión darnos todo lo que necesitamos y en contrapartida tenemos que cuidarlo y protegerlo, pero algunas mentes desprovistas de Humanidad están empeñadas en enviarnos a todos al caos, bien por un sillón de oro bien por unos diamantes, bien por una ilusión efímera de creerse todopoderosos con poder de decisión sobre la vida de otros seres bien por imponer unas leyes que solo son favorables a los que las promulgan…
       El panorama que tenemos es desolador, pero no es para tener miedo ni echarnos a correr, no, es para reflexionar y tomar medidas, cada uno de nosotros en nuestro pequeño universo debemos comportarnos como hijos de la Naturaleza y respetar a los demás hermanos, aceptando su diferencia y, con dignidad y respeto, podemos compartir nuestras vivencias, mejorarlas y avanzar. 
       Como decía Pitágoras:
       “No podemos permitir que unos cuantos dicten el rumbo de nuestro planeta ni de la Humanidad”
       “¡Hombre de estado!, antes de dar leyes al pueblo aprende bien las de la armonía”
       “Vivir según la Naturaleza es vivir según los dioses” 
       La Humanidad debe elegir… y debe rendir homenaje a la Naturaleza con respeto y luchar por un mundo mejor para dejar en herencia a nuestros hijos un mundo en que puedan crecer y reír no devastado por el odio.
       Podemos poseer millones de diamantes, armas destructivas, esclavizar y matar a los seres humanos pero jamás venceremos a la Naturaleza. Seamos humildes ante su grandeza y fuerza para que podamos vivir en paz y disfrutemos de la Vida, nuestro don más sagrado.


¿Por qué?

Los hombres matan por un trozo de tierra,
Quieren controlar y poseer la tierra y a sus habitantes.
Yo quiero vivir en paz, ver a mis hijos crecer y
a los hijos de mis hijos, y a los hijos de los hijos de mis hijos.
Quiero un mundo de paz 
para que las generaciones que tienen que venir
no se hagan la pregunta:
¿Por qué nos han dejado un mundo devastado por el odio?
¿Por qué cientos de miles de seres humanos tienen 
                                                                        [ que emigrar?
Dejando atrás su dignidad, sus casas, trabajos, 
                                                               [ amigos, familiares,
enfrentándose a una muerte casi segura.
Solo llevando de equipaje su esperanza,
que tal vez les guíe hacia su destino.
Yo soy un ser humano y exijo mi libertad y mi respeto,
que importa mi color, mi creencia, me sexo, soy un ser humano:
¡Basta ya de esta barbarie!
El planeta es de todos, sin preferencias, y todos
Podemos convivir con respeto, aceptando la diferencia 
                                                                     [ con los demás.


Te ofrezco mi rosa de la amistad para que juntos
podamos disfrutar de la Naturaleza y vivamos
una vida plena y serena.


... de Google
EnR-TV

Pincha en "Lista de reproducción" para elegir tu vídeo preferido. Tienes 52 vídeos a tu disposición. De momento.

...