...

...
Pincha en la imagen para acceder a la revista.

9 de noviembre de 2016

Los Derechos Humanos y los Derechos Civiles de la Humanidad

       A lo largo de la Historia de la Humanidad y para ir poniendo fin a tanta injusticia, a tanta insolidaridad, a tanto desequilibrio, caos, violencia, miseria y tanta penuria se crearon los Derechos Humanos y los Derechos Cívicos que tal y como sus nombres indican son los Derechos que cada persona posee a su nacimiento, da igual su color, su credo, su etnia, su tradición, su ideología política… su país. Estos Derechos fueron establecidos para que todos podamos vivir con dignidad.

Textualmente.

Según Wikipendia: 
“Los derechos humanos son aquellas «condiciones instrumentales que le permiten a la persona su realización»1 . En consecuencia subsume aquellas libertades, facultades, instituciones o reivindicaciones relativas a bienes primarios o básicos 2 que incluyen a toda persona, por el simple hecho de su condición humana, para la garantía de una vida digna, «sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición»”.3
Según Wikipendia: 
Derechos civiles y políticos, o derechos cívicos, son los derechos que protegen las libertades individuales de su quebrantamiento ilegal (represión) por parte del poder (sea el de los gobiernos o el de cualquier otro agente político público o privado), y garantizan la capacidad del ciudadano para participar en la vida civil y política del Estado en condiciones de igualdad, y sin discriminación”. 


       Los derechos humanos y civiles van unidos a la justicia, la libertad y al respeto cualidades supremas de la Humanidad. En cualquier sociedad -tanto de la antigüedad como de la actual-, las leyes, las normas y las reglas se hicieron para ser cumplidas y así obtener un mejor desarrollo y bienestar para todos los ciudadanos. Las leyes, normas y reglas son para todos iguales y no se puede tolerar más que unos cuantos individuos hagan unas leyes a su favor en detrimento de los ciudadanos. Una sociedad sin leyes, normas ni reglas no es posible ya que nos llevan a la injusticia, al caos y a la esclavitud por parte de los más poderosos, barriendo de un plumazo los derechos humanos y cívicos. Cualquier clase de esclavitud es nociva y peligrosa ya que las reacciones, en un momento determinado, pueden ser inimaginables y muy violentas.
       Se ha hablado mucho y se sigue hablando muchísimo de los Derechos Humanos y cívicos, pero en pleno siglo XXI, aún queda mucho trabajo por hacer, muchos problemas por resolver y sobretodo aprender lo que significa “libertad, paz, justicia y respeto” entre los ciudadanos de todos los Países de mundo, y para lograr que se respeten dichos Derechos hacen falta personas con valores morales y éticos y miras altas para lograr un “compromiso” que sea por el bien mayor de los ciudadanos, “compromiso” real y efectivo entre los dirigentes y el pueblo.
       Hay y ha habido muchas personas que luchan y han luchado hasta dar sus vidas, para que otras personas puedan vivir mejor, pero desgraciadamente, vivimos en una sociedad que está basada en valores materiales: “eres cuánto tienes”, y cuanto más vivimos en lo material, nuestra conciencia se vuelve más densa y debido al peso se va enterrando más y más en un socavón de hormigón de materialismo hasta asfixiarnos.
       Tenemos que vigilar nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras acciones. Las palabras dichas se exteriorizan en acciones y pueden llegar a desatar huracanes de dolor si no reflexionamos antes de hablar, las palabras y las acciones son flechas que una vez lanzadas no se pueden parar ni volver atrás. Antes de hablar debemos saber cuáles son nuestros propósitos y sus posibles consecuencias. Los Gobernantes actuales deben recordar o deben aprender que una actitud justa como la ecuanimidad nos proporciona a todos el valor para vivir, lucidez para huir de los extremos y buscar el camino del medio, de la moderación y del equilibrio. Los gobernantes deben ser guías para los ciudadanos y evitar la miseria, la ignorancia, las guerras y las violaciones de los derechos humanos y cívicos de los ciudadanos; es muy importante que estos líderes lo tengan muy claro y presente porque las consecuencias pueden ser terribles tal y como observamos en el mapa actual de nuestra querida Madre Tierra.
       Las redes sociales y la TV están llenas de imágenes de sufrimiento y llanto de niños, mujeres, hombres, ancianos, personas que luchan por salvar sus vidas, que han perdido todo, que no tienen nada, que viven en la esclavitud y en la miseria, y, otras imágenes de muchas personas que mueren por defender la paz y la libertad. 

       Dependiendo del País en que vivan Sus Voces están apagadas, nosotros tenemos que ayudarles y para ello debemos unirnos para luchar por los Derechos Humanos y Cívicos de cada persona, siempre en el respeto y en la justicia.
       No podemos encajar a presión las leyes y las normas que unos cuantos han impuesto solo en su beneficio. Si se gobierna con orgullo, con egoísmo, con los oídos tapados, con un ego insatisfecho deseando a toda costa no perder el sillón del poder es porque, su único interés es controlar, llevando a los ciudadanos a un abismo y erradicando del país los derechos humanos y cívicos, la justicia, la paz, la libertad y el respeto.
       El mundo es un abanico multicolor donde hay numerosas y diferentes culturas, cada una con su verdad, sus responsabilidades, derechos y obligaciones. 
       Los derechos Humanos y Cívicos implican respeto, tolerancia y aceptación de los demás; ninguna raza, religión, etnia, nación… es superior a otra, todos somos humanos, por lo tanto, iguales y todos merecemos ser respetados, sin importarnos nuestro origen ni credo. Sin respeto jamás se alcanzará la Paz y sin la Paz no se puede vivir, se sobrevive en el llanto y en el dolor, bajo el yugo de la injusticia; todos formamos parte de una cadena llamada Humanidad donde todo y todos estamos conectados.
       Para que se cumplan los Derechos Humanos y Cívicos y vivir con dignidad y en paz en este abanico multicolor llamado Humanidad, tenemos que cambiar muchas leyes, normas y reglas; cambiar de forma de pensar y cambiar de actitud. Estos cambios traen consigo cambios importantes en nuestras vidas y no hace falta lanzarlo a los cuatro vientos, cada persona en solitario y en silencio lo puede lograr, Avicena dijo: En el silencio de tu corazón están todas las palabras”. Todo esto parece una quimera pero no lo es, cosas más grandes se han realizado si hay buena voluntad. No podemos cambiar al mundo y eso es cierto, pero sí podemos cambiarnos a nosotros mismos.
       Todos hablamos de la paz, de la compasión, de la solidaridad, de la tolerancia pero cuando tenemos un problema frente a nosotros nos echamos para atrás y nos hacemos los locos… “no digo nada para no meterme en líos… como a mí no me toca y no puedo hacer nada, para que voy a hablar…” y un largo etc. Puede ser que nuestra opinión no importe a muchas personas, pero basta que importe y ayude a una sola, entonces nuestro trabajo se ha hecho y se ha hecho bien.
       Soy consciente de que la filosofía de Gandhi es un imán para miles de personas, yo la primera. Los pilares de “Ahimsa, la no violencia” son La Paz, la Justicia, La Libertad, el Respeto, la Solidaridad, la Compasión y el Compromiso, y todo esto conlleva tolerancia y perdón; estos pilares toman su fuerza del pilar central, el Amor, esencia y motor de la Humanidad, de cualquier ser vivo y de la naturaleza.
        La verdad sirve para expulsar la ignorancia. La verdad nos lleva por un camino noble y respetuoso donde todos tenemos derechos, obligaciones y responsabilidades. Hay que luchar con las armas de la justicia, de la paz, de la libertad, del respeto y dejar de luchar con armas que matan, destruyen y aniquilan todo a su alrededor. Construyamos en lugar de destruir. Luchemos con las armas de AHIMSA: Alegría, Humildad, Incondicional, Madre Tierra, Sabiduría, Amor.
       Para ello, tenemos que alzar la voz por la democracia y por los valores de la vida. Si los ciudadanos de un País sufren por la privación de sus Derechos Humanos y Cívicos todos los demás sufren, es como el fuego que se propaga quemando todo a su paso, llegando a destruirlo todo. La responsabilidad de que esto no suceda compete a los Gobernantes y a los Líderes de todos los países del mundo. No se puede tolerar más que los responsables de las muertes de cientos de miles de seres humanos y de las violaciones de los Derechos Humanos queden impunes, ya que lo que pasa en un país se propaga como un cáncer atacando a los demás, llegando a consumir a todos los países.

        Si dejamos abiertas las puertas a la violencia, las fuerzas oscuras que destruyen todo: sociedades, vidas, países, valores morales, sueños…, entrarán y todo desaparecerá.
       Debemos respetar a la Naturaleza, tomar medidas urgentes para disminuir la contaminación ya que trae enfermedades graves y cada vez más extrañas. No podemos vivir sin respirar aire puro, ni beber petróleo, ni comer dinero. Tal vez debamos reflexionar…
       AHIMSA es el movimiento por la Paz, tanto de la Humanidad como de la Madre Tierra. Todo forma una unidad y no puede separarse, el uno no existe sin el otro, y como decía Platón: “el mundo está hecho de lo uno y de lo otro”.





...