Siempre la vida... en la voz de su autor.

1 de enero de 2017

Reflexión en una navidad distinta

... de Google

       Otro año agoniza entre emociones encontrada, emociones muy diferentes a las que teníamos en la niñez, los tiempos han cambiado, tal vez, demasiado. En los días navideños, en que la agonía del año se consume entre los gritos del espejo de la nostalgia y las sensaciones se diluyen en una copa cava pasado, los viejos villancicos son, apenas, un grato recuerdo del ayer.
       La calles de las ciudades parecen más tristes, por los recovecos caóticos del tiempo pueden surgir sombras rencorosas, arrojan cuchillos ensangrentados que no saben donde clavarse y descargar todo su odio. Las viejas estrellas y los ángeles que surcaban las grandes avenidas, llenando de alegres burbujas los cansados corazones de los hombres, deseosos de disfrutar de un descanso y poder conversar con los seres queridos, han desaparecido. Los ángeles tuvieron que huir ante las palabras rencorosas e insultos absurdos de personas, sin escrúpulos, que quieren imponer unas tradiciones nuevas que obedecen a su credo. Los chispeantes colores de las estrellas fueron apagándose hasta perderse por las alcantarillas, dejando en la melancolía de la noche un reproche amargo, por qué el hombre no respeta las viejas tradiciones? A quienes pueden molestar unos seres y símbolos que sólo traían la magia y el amor? Tampoco hay misterios donde ir a adorar al recién nacido, los magos regresan sólo por compromiso, tienen que cumplir su pacto sagrado con los niños.
       En alguna esquina, perdida de la ciudad, aún se pueden escuchar las alegres notas de las panderetas que procuran levantar el ánimo a una demacrada zambomba.
EnR-TV

Pincha en "Lista de reproducción" para elegir tu vídeo preferido. Tienes 52 vídeos a tu disposición. De momento.

...