Programa Ediitorial EnR

1 de mayo de 2017

La grandeza del Océano


          Océano, sinónimo de libertad y bravura,
          cuya agua corre, se filtra y desliza por la tierra,
          unido al cielo azul por una línea,
          de amaneceres saludando al nuevo día
          y, de atardeceres cuando
          las estrellas le hacen compañía.


          Océano por donde han surcado
          naves y pateras a través de la historia,
          cuyas aguas retienen las memorias
          de miles de personas, cuyas esperanzas
          y promesas naufragaron
          y otras historias, cuyas esperanzas
          y promesas alcanzaron.


          Océano espléndido y solemne,
          me siento pequeña al ver tu majestuosidad,
          sintiendo el brío y la fuerza de tu libertad.
          siento como te protege
          tu guardián y benefactor Poseidón
          a través de esos picos
          que han nacido en el fondo de la tierra
          y se elevan hacia el cielo
          creando alegría y belleza.


          Océano mágico con sus colores
          marino, turquesa y blanco,
          que como en una escenografía,
          se mezclan y danzan para formar
          la unidad de su belleza.


          En su baile con el viento se crean
          olas que se elevan y juegan.
          mi alma disfruta de ese balanceo,
          entre acordes de risas y canciones.


          Ese vaivén de la danza se acerca
          y como una caricia
          me envuelve y me hechiza
          para transportarme,
          a ese mundo mágico de ninfas
          que me traen sus melodías
          haciendo vibrar el arpa de mi alma
          para enseñarme a vivir
          todo lo que me queda por descubrir.


          Seres que emergen entre las olas
          y se entrelazan en un beso de pasión,
          vestidos con un velo transparente,
          insinuando ese baile de seducción.


          Tules azules y blancos
          que se enlazan en un abrazo
          al bailar con el viento,
          creando un velo áureo
          al contacto con el sol,
          que como una caricia
          rozan la superficie y dicen:
          "La magia siempre ha estado aquí
          jugando con las formas y colores
          para que la belleza y la alegría
          con sus alegres melodías
          os regalen un poco de armonía
          para sentir la gracia de la vida".


          El océano nos ofrece
          creaciones mágicas de esculturas vivas
          que hacen que la vida sea atrevida,
          y, aunque hayamos olvidado el
          perfume de nuestra alma,
          nos recuerdan que vivimos en el
          Océano del amor cuya grandeza alimenta
          a todo aquel que tiene hambre y sed
          y busca el agua perfumada del alma y del amor.


          Hijos del agua somos todos,
          gotas que acarician y despiertan
          a los bosques con el rocío;
          agua que corre y se desliza por las rocas,
          creando belleza en la Naturaleza;
          agua en ese inmenso misterio
          de donde nacemos y que llamamos Vida.





Las imágenes son de La Red


EnR-TV

Pincha en "Lista de reproducción" para elegir tu vídeo preferido. Tienes 52 vídeos a tu disposición. De momento.

...