Juego poético a todo color

... de La Red




Para Enrique Gracia Trinidad
y sus discípulos









          Si el azul lo quemó Enrique
          por Gracia y para desgracia
          de poetas de alambique,
          que hacen miel de la falacia.

          ¿Que haré yo que al mar le canto,
          a tus ojos coloridos
          y si la vista levanto
          vuelvo a bajarla perdido?
          Trinidad devuelve al cielo
          su color tan denostado,
          y al rojo quema sin duelo,
          por ser verso derramado.