-------------------- Pincha en la imagen para más detalles ----------------------

11 de noviembre de 2017

Dos poemas adjuntos

Resultado de imagen de josé maria garrido de la cruz
José María Garrido de la Cruz
       Buenos días amigo, te envío como documento adjunto un par de poemas - para su publicación en el Diario si procede -, que son mi contribución al recital de poesía de otoño del Circulo de Bellas Artes de Madrid, que se celebrará el próximo miércoles 22 de noviembre a las 20 horas en la sala Ramón Gómez de la Serna de dicha institución. Aprovecho para extender la invitación a cuantos queráis acompañarnos en dicho acto.



EL JARDÍN 



En mi jardín mientras soñaba
apenas sin dolor nacieron en la noche
siete notas musicales como el fuego
árboles perennes, herederos de la sed
los colores perfectos de la vida


Miré sus hojas inquietas, inquietantes
todas tan verdes y distintas
y nacieron en mí nuevas preguntas
Y quise ponerle nombres
como Haydn hiciera con las bestias


En el placer, había nombres para todos los dioses
en el olimpo la sombra, la calma y la palabra.
en aquel bosque que crecía
crecían paralelas las preguntas


Faltaba lo prohibido, el árbol de la duda
El bautismo poético, la danza.
Y me senté a esperar la tentación segura.
Cronos me miró y me dejo inmóvil.


Todo había pasado en un instante,
y crecían, los esclavos felices de la tierra
mientras yo lloraba buscando en el polvo mi futuro,
no había duda.


La materia era la misma, pero ellos aún más fuertes
Ya estaba allí la envidia haciendo a la duda compañía.
Faltaban cinco muertes, cinco notas musicales en la escala.


Todos saciaban su sed en lo profundo
Y yo
jugaba con las horas muertas ya perdidas,
a alcanzar la eternidad sin comprenderla. 




----------ooooooooo-----------





EL CIPRÉS 



Miré al ciprés
que en Silos crece como un soneto
buscando luz
y me vi, diminuto como un dios
reducido a polvo, solo a polvo


Soñé al ciprés
silbido agudo de la muerte,
puerta perdida y sin retorno
y se alargó su sombra
hasta acariciarme su ceniza.


Miro al ciprés
y persigo su silencio seductor
que grita como un náufrago
a las puertas del abismo.


Se inclina ante mi ceguera
mientras llora sueños heridos de sed
y despierto, y me mira
callado y quieto vestido de silencio y luz.







EnR-TV

Pincha en "Lista de reproducción" para elegir tu vídeo preferido. Tienes 52 vídeos a tu disposición. De momento.

...