Mi otro yo y yo


   (Imagen de Ernest Descals, 
de La Red)
Tenía una nueva cita, la segunda en la semana, no me apetecía mucho pero no quería quedarme sola en casa…
- ¿Vas a seguir huyendo?, ir de relación en relación no es la solución. -Oí, mientras se miraba en el espejo y me daba el último retoque de maquillaje antes de mi nueva cita. Como en una película de ciencia ficción, las palabras danzaban a cámara lenta en el aire. 
Sorprendida miraba a esa imagen, mi otro yo, que me hacía señales y me repetía ¡sí!, estás hablando con tu otro yo-. 

- ¿Es una broma?
- No, no lo es.
- ¿Cómo es posible que me hables? 
- Al verte a ti misma será más fácil escuchar, comprender y descubrir lo que sientes y quieres. ¿Por qué te haces daño? 
- Si eres yo, ya debes saberlo. 
- Sí, tienes razón, yo lo sé, pero ¿y tú? Creo que ha llegado el momento de sincerarte contigo misma para eliminar esas sombras de tu vida. Estás gruñona, triste, te sientes abandonada y sola.
- Desde que terminó mi relación, me siento fracasada. 
- ¿Has tenido el coraje de reflexionar?, siempre es más fácil culpar al otro y buscar excusas para uno mismo. 
- No, no he reflexionado y no tengo ganas de hablar.
- Si no comprendes lo que ha pasado, no podrás pasar página ni aprender de tus errores para no volver a cometerlos y lo más importante, no te sentirás abandonada ni fracasada. Deja a un lado tu ego y reflexiona.
- ¿?
- ¿Por qué te duele la soledad?
- Porque me recuerda mi fracaso, –una lágrima empieza a correr por mis mejillas, y ya no puedo para esa lluvia-.
- ¿Qué es para ti el amor?
- Confianza, respeto… uff… no sé…
- ¿Qué no es amor?
-Pongo cara rara-, egoísmo, desconfianza, posesión, celos, mentiras…, -al verbalizarlo, me doy cuenta de que mi relación estaba basada en el no amor. Y de pronto la lluvia de lágrimas cesó-.
- ¿Crees estar preparada para amar?
- Ahora lo dudo, me siento confusa. 
- ¿Cuál es tu sueño más profundo?
- Amar y ser amada, sí, eso es. Encontrar una relación estable y duradera, ser feliz, un buen trabajo, hijos y buenos amigos… 
- Tú y todos queréis un certificado de garantía de la vida cuando no lo hay. Antes de amar, debes de saber lo que quieres y sobre todo amarte y respetarte a ti misma, no buscar en los demás tu equilibrio y felicidad porque no lo hallarás. El amor lo llevas dentro porque es el rey del corazón pero hasta que no lo descubras, tus relaciones seguirán siendo esporádicas porque te moverá el deseo de compañía para evitar estar sola porque eres incapaz de estar contigo misma. El amor es libertad y no cadenas; tú buscas confort no amor, buscas que la otra persona llene tus huecos. Reflexiona, eres libre en tus decisiones, pero lo que elijas será lo que obtengas. Formula tu verdadera intención, debes hacer tu elección.

El espejo me devolvió mi imagen dándome el último retoque de maquillaje; sorprendida y perpleja estaba. Pensaba que tenía claras mis prioridades, ¡qué equivocación!, ahora todo se tambaleaba.
Llevaba un año, desde la ruptura de mi relación, que no levantaba cabeza, me sentía traicionada y me dediqué a ir de relación en relación, buscando lo que perdí y lo que conseguí fue más dolor al sentirme más vacía y llena de amargura. Mi dolor/ego me hacía sentir impotencia y hacía responsable a mi “ex” de mi fracaso.
Sé que tengo que hacer mi elección y aprender a aceptarme tal y como soy, con mis virtudes y defectos. He comprendido que solo puedo compartir lo que tengo y no puedo exigir al otro lo que necesito. ¿Deseo de verdad comprometerme conmigo?, la pregunta del millón. Tengo que reflexionar y ser sincera, a mí no me puedo engañar, necesito coraje y determinación antes de contestar. La elección me pertenece así como mi vida.

---ooOoo---

Detrás de una coincidencia hay más que un puro azar. Hay que descubrir que tienen en común para comprender lo que realmente está pasando. Solo necesitamos observar y ser sinceros con nosotros mismos.