Acuario

de La Red con efectos especiales de Santiago Solano
   

       Es difícil entender por parte de los humanos lo que supone para un delfín vivir fuera de su entorno natural. Puede vivir en un acuario, sin duda, chocando cada mañana con las paredes y tratando de entender por qué está cautivo y no en el océano. No es que el océano sea un lugar ideal – está lleno de peligros – pero es su hábitat y donde conoce la poca libertad que cada especie tiene.
       Pero llega un momento en que incluso el mar le vence. El delfín enferma y no puede sobrevivir ni siquiera en el agua salada. Todo se nubla en su mente. Su inteligencia le pide escapar pero su cuerpo no se puede mover. Entonces, solo entonces, comprende que la existencia es también un inmenso acuario en el que las paredes están un poco más lejos.