Papiroflexia



«Tu mayor deseo se hará realidad, si construyes mil grullas de papel»
(Sadako Sasaki)

Lucía se tapa los oídos con las manos mientras, en la habitación contigua, su padre eleva el tono hasta cubrir con sus gritos la voz de su madre. Sollozos, lamentos, palabras, que intentan atravesar las paredes, en un idioma que nadie escucha.
Entre lágrimas, arrastra su miedo hacia el escritorio sobre el que reposa su colección de grullas de papel. «Una, dos… diez… cien... doscientas… quinientas… novecientas noventa y nueve… Una más y se hará realidad mi deseo». Tratando de no hacer ruido, coge un folio y comienza a doblarlo, marcando con determinación cada pliegue.  
Cuando está terminando el último pájaro de papel, oye un golpe seco y un grito desgarrador. Deja caer la hoja al suelo mientras un pensamiento terrible atraviesa su cuerpo hasta alcanzar el corazón. Corre hacia la ventana, la abre y contempla el horizonte. Sus ojos adquieren una mirada intensa al extender sus brazos hacia el cielo. Pronto acabará todo... Olvidará el dolor y ella misma volará hacia el infinito.