Mi amigo Rudolph. Por de Nataly Jorge.






¡Al igual que todos los años, Rudolph, que es mi amigo, y es el Jefe de todos los renos, ha llegado por Navidad! (casi siempre llega con el turrón).

Así que en esta ocasión no me he podido resistir a aceptar su invitación, y nos vamos a repartir juguetes, alegría, salud y amor.

Y también me gustaría añadir, si es este vuestro caso, que nunca dejéis de sentir como niños, que no os avergoncéis jamás de hacer o decir ninguna gamberrada, y que hagáis todo lo que os apetezca hacer, porque solo pensando y sintiendo como un niño podréis transmitir esa alegría, esa magia que en ellos existe.

En mi nombre y en el de todos mis amigos: René, el pato/ Marcos Alfredo, el mosquito escritor/ Margaret, la ranita cantarina/ Daisy, la ratoncita del bar/ Milly, la ranita traviesa/ Harry, el osito dormilón/ Armand, el reno juguetón/ Tom, “mi Guía y mi camello con alas” el cual me traje del desierto, y otros que hoy no quieren ser aquí citados por el tema ese que circula de la protección de datos, os deseamos felicidad a raudales, y que un rayo de luz y de magia permanezca siempre en vuestros corazones.

¡El hombre, cuando deja de soñar, simplemente, deja de existir!


¡FELIZ NAVIDAD!

                                ¡FELIZ AÑO 2019!